Saltar al contenido principal
14 Enero 2022 Noticias
Este artículo está disponible en: Español

Uno de los laboratorios COVID-19 más grandes de Europa ahora también está a la caza de Ómicron:

Software de laboratorio de CliniSys | MIPS permite registrar un número récord de pruebas PCR

Más de 23 millones de muestras ya han sido procesadas en el laboratorio COVID-19 de Viena Lifebrain Covid Labor GmbH en los últimos 12 meses, y los números no paran de incrementar en varios cientos de miles cada día. Este extenso programa en Austria está respaldado por el software de laboratorio de última generación de CliniSys | MIPS.

A finales de 2021, se celebró el primer aniversario: hace exactamente 12 meses, el 15 de diciembre de 2020, se abrió un nuevo laboratorio de pruebas de COVID-19 en Viena. En el sitio del antiguo Hospital Otto Wagner, Lifebrain había construido uno de los laboratorios más grandes y modernos de Austria en unas pocas semanas; para este propósito, dos antiguos pabellones se habían convertido y equipado con tecnología puntera.

Con el lanzamiento del programa de Viena “¡Alles gurgelt!”, el número de pruebas de COVID-19 realizadas se amplió masivamente poco después. La campaña única de la ciudad de Viena ofrece a todos los ciudadanos la oportunidad de realizar pruebas PCR gratuitas, sencillas y rápidas, y con un éxito sin precedentes. Mientras tanto, se pueden analizar hasta 500,000 muestras todos los días en el laboratorio Lifebrain, los resultados están disponibles en menos de 18 horas como promedio.

Equipos de última generación y logística sofisticada

Para poder llevar a cabo cantidades tan inmensas de pruebas de forma rápida y fiable, se necesitan equipos de última generación y una logística sofisticada. Los ciudadanos pueden recoger los kits de prueba PCR de forma gratuita en farmacias de toda Viena, realizar la prueba fácilmente en casa y luego entregar los tubos de muestra en innumerables supermercados y gasolineras. Decenas de camiones transportan las muestras desde allí hasta el laboratorio central, donde ahora son examinadas por 1.000 empleados con la ayuda de 400 robots pipeteadores y analizadores. El resultado está a disposición de los ciudadanos en el menor tiempo posible a través de un portal web.

El flujo de trabajo completo, desde la extracción y las pruebas hasta la entrega rápida de los resultados y los certificados “Green Pass”, se llevan a cabo con la ayuda de un potente software de laboratorio de CliniSys | MIPS. El sistema de información de laboratorio GLIMS y el software de comunicación CyberLab se desarrollaron en estrecha colaboración con los expertos de CliniSys | MIPS y una empresa local de Viena, Assista – y en tiempo récord. Además del soporte continuo, también se desarrolló e integró en el sistema una nueva función para apoyar las pruebas de agrupación, que es esencial para la expansión masiva de la capacidad, en el menor tiempo posible.

“¡Alles Gurgelt!” – una ofensiva de prueba con carácter ejemplar

En total, hasta ahora se han realizado más de 23 millones de pruebas PCR en el laboratorio de Lifebrain, ¡principalmente para el proyecto “Alles gurgelt!”, pero también para las escuelas y proyectos vieneses en otras partes del país. Y el éxito es contagioso: cada vez hay más interesados que también quieren utilizar el exitoso programa. Dado que la demanda continúa aumentando constantemente y ya ha habido problemas en varios estados federales austriacos con el manejo de las cantidades de prueba, el laboratorio se está expandiendo significativamente una vez más: la conversión de dos pabellones más

en el sitio del laboratorio aumentará la capacidad diaria en un 50% a 750,000 pruebas para finales de año, y se contratarán hasta 600 empleados adicionales para hacer frente a esta tarea. Esto convierte al laboratorio Lifebrain en Baumgartner Höhe en Viena, con mucho, en el laboratorio COVID-19 más grande de Europa.

A la caza de Ómicron

Y otra innovación importante ya está en uso: además de las pruebas PCR rápidas y fiables comprobadas, recientemente ha sido posible examinar los resultados positivos de las pruebas de infección con la nueva variante ómicron del coronavirus. Si se sospecha de ómicron, las muestras correspondientes pueden ser inmediatamente sometidas a secuenciación. Esto se hace directamente en el laboratorio utilizando analizadores NextSeq de alta gama y permite descifrar el genoma del virus en unos pocos días. Después de la secuenciación, el resultado puede ser reportado a las autoridades y bases de datos científicas. Esto permite entender mejor la propagación de la nueva variante en una fase temprana, un requisito previo importante para poder reaccionar de inmediato y tomar las medidas pertinentes.